Green Boots es como se conoce al cuerpo que aparece en la imagen que acompaña este articulo y que sirve de referencia a alpinistas que intentan conquistar el Everest. Green Boots esta dentro de lo que llaman la “zona de la muerte” definida así por el médico suizo Edouard Wyss-Dunant en 1953 como la zona por encima de los 7.500 metros de altitud en la cual el hombre ya no puede aclimatarse y por lo tanto comienza una especie de “auto consumo”, “degradación” o en donde en palabras mundanas llamamos “Donde comienzas a valer madre”. Mi zona de la muerte comienza en el Kilometro 120 y me costo mucho trabajo aceptarlo.

103 KILOS  y 45 SEMANAS:

Comencé este reto pesando 103 Kilos (mido 1.84 mts y tengo 41 años de edad) ahora a 18 días de mi reto peso 94 kilos, espero aun perder otro kilo mas antes de llegar a Cabos, esto significa una perdida de 9 kilos de manteca, seguramente incremente volumen muscular, sustituyendo grasa por músculo, la verdad no me he medido, pero 9 Kilos abajo ya se me notan.

Esperaba bajar mas, mi ideal era llegar a los Cabos con 85 Kilos de peso (18 Kilos menos de cuando comencé) pero no me fue posible, podría hablar de las razones que evitaron que llegara a mi meta, pero no quiero argumentar nada que puede ser tomado como justificación, centrémonos en dos cosas: La primera es que a los 41 años la maquina no quema manteca como antes, la grasa parece estar mas pegada al huesito y que decidí hacer un lado esta preocupación y tomármelo con calma, sin presiones, disfrutando todo.

Llego también con 45 semanas de entrenamiento personalizado por “Centro Eslabón”, mi primer entrenamiento en forma en mi vida, estructurado y especifico a mi meta, demandante y en ocasiones desesperante, pero con notorios resultados, es un hecho que hoy en día soy mas fuerte, mas rápido y mas ligero, pero lamentablemente no llego con lo suficiente para completar mi meta inicial, explico por que:

FRUSTRACIÓN:

Lo que voy a narrar tiene el motivo de hablar “A calzón quitado” con la intensión de mostrarme humano, soy mas corriente que común y platicar esto aterriza el relato, mas de alguno de ustedes se identificará, les pido no lo tomen como excusa, a mi edad no tengo necesidad de darlas.

11 meses de entrenamientos en donde puse todo lo que estaba de mi parte para lograrlo, para cumplirlo y seguirlo al píe de la letra, considerando que cuando comencé mi primer hijo tenia 4 meses de nacido y a esa edad (Y hasta ahora) no pensé que fueran tan demandantes los bebes. No es fácil, adaptarse a la nueva vida es rudo, rudisimo, pero enfrente todo esto con alegría, es mas, una de mis motivaciones es mi hijo, quiero que crezca viéndome entrenar, quizás y solo así se haga “Biker” (eso espero).  Mi rutina es demandante, trabajo como Director Jurídico para una empresa extranjera con un jefe Indu (Quien conozca o haya tratado a los Indus sabrá lo exigentes que son), mis responsabilidades laborales son grandes, mi tiempo esta lleno. Saliendo de trabajar llego a casa a las 6:30 y encuentro a mi esposa a punto de un colapso nervioso y físico, es solo cuando uno tiene hijos cuando le da un verdadero sentido y reconocimiento a la labor de la mujer como base familiar, señoras y señores, la chinga que se lleva mi hermosa esposa esta fuera de toda medida. Uno cruza la puerta y no existe ninguna razón en el mundo para no ayudarla, perdón, parafraseo, no existe ninguna razón en el mundo para no llegar y cumplir con tus obligación es de padre, así de sencillo.

Les confieso que no me cuesta trabajo, amo a mi familia y amo pasar tiempo con mi chamaco, soy feliz de estar así y por mas cansado que llegue lo vale todo, todo. Así las cosas le doy un “Brake” a mi esposa sexy y a darle al chamaco, apoyar en el baño, preparar y darle su cena, jugar con el, preparar biberón y dormirlo (El mejor momento del mundo) y al terminar el reloj marca las 9:00 en el mejor de los casos, lo que significa que comienzo a entrenar a las 9:30 o 10:00 de la noche, si señores, enredo de noche, ¿por que?, pues por que levantarme a las 5 am simplemente ya es algo imposible, la maquina no me da.

Después de explicar mi vida, sumándole a todo esto infinidad de variables, situaciones y desiciones llego con 45 semanas de entrenamiento, 11 meses, pero con un porcentaje estimado entre el 50 o 60% de cumplimiento del mismo.

Mis entrenamientos me llevan al comienzo de esta historia “Mi zona de la muerte comienza en el kilometro 120” es todo el fondo que tengo, a partir de ese kilometro comienzo a vaciarme, me quedo sin nada o como dicen “se me acaba el Gansito”, hablo con mi entrenador (El gran Orate) al entrar en la zona de descenso de cara al Gran Fondo de los Cabos,  en resumen le digo como me siento, el analiza todos mis resultados y concluye diciendo: “No puedes hacer el Gran Fondo (172 Kilómetros) completo, simplemente no tienes el entrenamiento necesario, no lo traes”, me sobreviene una gran frustración y el sentimiento de fracaso, le contesto “Así sea arrastrandome lo voy a acabar”, llega la sentencia: “Entonces ya no podré entrenarte mas, por que lo que quieres hacer es totalmente contrario a mi filosofía, a la filosofía de Centro Eslabón, lo que quieres hacer te ocasionará un daño físico que no te imaginas, es esto precisamente la gran diferencia. Se que puedes acabarlo, estoy seguro que así sea empujando la bicicleta lo lograrías, pero las consecuencias que derivan de hacer esto te harán daño. Mucha gente hace lo que tu quieres intentar hacer y después arrastran las consecuencias por meses, muchos meses a veces años”. Le contesto: “Oye pero tengo muchos amigos que eran unos pedotes, conozco a un señor “Gelasio” que con 20 años mas que yo conquista prácticamente cualquier recorrido, competencia o prueba extrema que se ha propuesto, es mas, tengo amigas que se subieron a una bicicleta apenas hace uno o dos años máximo, yo competía!!, Magulles será mi hijo en los 90tas, me responde: “Bro, ellos ahora están mejor preparados que tu y si insistes buscare otro Coach”.

Me quede sin palabras, me sentí como Looser, no era posible que hubiese fracasado en mi meta, me vino una lluvia de pensamientos, pero al final medite, analice y lo mas importante es que, solté. Decidí escuchar a mi Coach, decidí aceptarlo, me esforcé en realidad, trate de cumplir con todo mi entrenamiento, simplemente no es suficiente, no traigo lo suficiente.

¿Y AHORA QUE HAGO?

“Si quieres ir a Cabos solo puedes hacer el medio fondo (110 Kilómetros), después de ello harás una gran pretemporada, te prepararas mejor y quizás, si, quizás el proximo año podrás hacer un Gran Fondo completo y para ello tendrás que hacer 2 o 3 medios fondos mas”. El Orate ha hablado, ese es mi plan.

18 DÍAS:

Estoy a 18 días de hacer el Medio Fondo de Los Cabos, una ruta demandante, dura, ire acompañado de amigos, de mi hermano que vive ahi, de mi bella esposa, para mi esto es una fiesta, para mi esto no es un fracaso, es solo seguir tras mi objetivo, es parte de mi entrenamiento, es motivo de alegría, no debo explicaciones, hasta hoy y desde que decidí ponerme este reto solo he recibido beneficios, es mi vida mejor ahora, mi estado físico mejora, estoy disfrutando la bicicleta como nunca antes, estoy aprendiendo mucho, escucho a mi cuerpo, me escucho a mi y con la mayor ilusión voy a los Cabos, voy a terminar mi medio fondo, voy a divertirme, a seguir creando y sumando experiencias de vida, de mi vida, voy a mandar a “El Gordo al Medio Fondo”.

Les seguire contando…..